Antecedentes

Cuando llegó el momento de ordenar nuestra biblioteca y crear espacio para los libros de mi legado, encontré una vieja carpeta azul que no había visto en mucho tiempo. El archivo contenía cientos de negativos y diapositivas en color y en blanco y negro. Ofrecen una espléndida imagen de la vida cotidiana en Santiago Mexquititlán y San Ildefonso Tultepec, dos comunidades indígenas del pueblo Otomí/ñäñho donde solía andar, trabajando para la Universidad Autónoma de Querétaro, 33 años atrás.

Primero como estudiante y después como investigadora de tiempo completo de la UAQ, tuve la gran fortuna de trabajar y convivir con el pueblo Otomi. En aquellos tiempos, siempre traía mi cuaderno, lápiz y camera fotográfica, a veces acompañada por un fotógrafo y por Severiano, colega indígena de la universidad. Todo lo aprendido sobre el conocimiento tradicional, la filosofía, mitos, ritos, medicina, cosmología y estructuras políticas, religiosas, culturales y sociales, fue plasmado en mi libro: Ar ñäñho hongar nzaki, el Otomí en busca de la vida, UAQ en 1989

Los textos que acompañan las imágenes de la Galería, se basen en esta publicación y se completaron por nuevos datos. En los textos se mezclan mitos y ciencia, datos históricos y leyendas. El libro incluye testimonios de la filosofía Otomí y demuestre la continuidad cultural de la memoria y tradición indígena del Estado de Querétaro.  Ha servido el objetivo de apoyar a la educación bilingüe-bicultural en las comunidades otomíes de Santiago Mexquititlán y San Ildefonso Tultepec. Hasta el día de hoy, es leído por miembros de las comunidades, estudiantes de la UAQ en Querétaro, del Campus Amealco de la UAQ y el Instituto Intercultural Ñahño, A.C. Universidad en San Ildefonso Tultepec y citado en muchas otras publicaciones.

El pueblo Otomí, descendiente de las antiguas civilizaciones de México, ha habitado los valles de Toluca y Tula desde antes del año 800 d.C. Los Otomíes de hoy día siguen conservando su patrimonio cultural y conocimiento tradicional, utilizando el sincretismo como medio para la supervivencia, la continuidad cultural y la adopción de nuevas costumbres y habilidades. La mitología prehispánica está presente en los relatos indígenas actuales. La trilogía de la alimentación prehispánica, el maíz, frijol y el chile, sigue siendo la base de la dieta indígena Otomi de Amealco. Los pueblos indígenas del país son la historia y el presente.

El pleno reconocimiento de su importancia vital y contribución para México es clave para que el país logre un desarrollo sostenible y equitativo.

OBJETIVO de la GALERIA

Conforme la Ley de los Pueblos y Comunidades Indígenas de Querétaro, se promueve “el desarrollo de las lenguas, cultura, usos, costumbres, recursos naturales y sus formas específicos de organización social. En la tradición Meso-américa se usaba un sistema único de escritura pictográfica representando ideas por medio de imagines figurativas de signos pintados sobre pieles de mamíferos. Los códices (libros manuscritos) eran fuentes históricas de primera mano en los que las sociedades indígenas, por intermedio de escribas con la habilidad para pintar con gran maestría, dejaron constancia fiel de sus logros y avances culturales y científicos e informaron sobre una multitud de aspectos, como las creencias religiosas, los ritos y ceremonias, la historia, el sistema económico y la cronología, productos culturales de las civilizaciones maya, azteca, mixteca, zapoteca, otomí, purépecha[1].

También hay códices que ofrecen una mirada de la vida en Mesoamérica durante el período Novohispano temprana, el Códice de Huichapan, por ejemplo, un manuscrito histórico que emplea el sistema de escritura pictórica con textos alfabéticos en otomí y glosas aisladas en náhuatl[2].

En este sitio, de la misma manera, incluimos imágenes para contar la historia de las comunidades Otomíes del Sur-Este de Querétaro. Estudios recientes demuestran que trasmitir un mensaje a través de contenido visual es mas fácil. La fotografía antropológica sin texto explicativo puede ser una imágen sin contexto ni profundidad. El texto sin imágen puede dar la impresión que el pueblo indígena descrito sólo existe en la imaginación del lector o autor o en un pasado lejano. Es por esta razón que se ha optado por crear una galería de imágenes acompañadas de textos para que tanto la fotografía como la narrativa vivan y reflejan una realidad en Querétaro del México de hoy en día.

Dada la creciente y acelerada desaparición de las lenguas y culturas indígenas Mexicanas, esta Galería quiere ofrecer un testimonio virtual. La aplicación de las nuevas tecnologías tiene un enorme potencial para aumentar la diversidad de la población estudiantil, particularmente los jóvenes indígenas, combinando face-to-face con el aprendizaje en línea, y texto con imágenes, para que el estudiante pueda aprender en cualquier lugar en cualquier momento fácilmente y interactivamente.

Entonces, en estas paginas se visualiza cómo vivieron los habitantes Otomíes en Santiago y San Ildefonso en los años 80 del siglo pasado a través de una Galería de fotografías, textos y publicaciones. Las personas mayores con las que trabajé en aquellos tiempos puedan reconocerse. Me dirijo a la nueva generación de jóvenes Otomíes para que se inspira a seguir hablando el hñahñhu, recuerda sus tierras y cultura, se sienta orgullosa de su identidad, enseña el Otomí a sus hijos y cuenta las historias de los abuelos y bisabuelos. El sitio también ha sido creado pensando en aquellas personas indígenas que deseen mirar atrás porque salieron de sus hogares para estudiar o trabajar lejos de su pueblo, en Amealco, Querétaro, la Ciudad de México, hasta Nueva York (donde existe una comunidad de indígenas descendientes de Santiago y San Ildefonso) y desean ver cómo trabajaban la tierra sus padres y abuelos, como recordaban sus ancestros y santos y contaban historias, mitos y leyendas

También aspiro a que este sitio se convierta en una herramienta interactiva para comprender mejor la cultura indígena Otomí de Amealco, para los responsables políticos del municipio y el Estado, para profesores, estudiantes y los jóvenes Otomíes de la región en línea

Esta nueva generación puede conectarse con su propia historia, mantener vivo su idioma, identificarse con su herencia e identidad cultural, conocer los sistemas de conocimiento tradicional (TK) y al mismo tiempo asimilar las ventajas de la tecnología moderna. Las comunidades necesitan el joven indígena Otomí para centrar su vitalidad en el diseño de modelos de desarrollo autóctono y la implementación de iniciativas locales de emprendimiento indígena.

Entonces, es a través de esta Galería de fotografías, textos y publicaciones que me dirijo a la nueva generación de jóvenes Otomíes para que se inspira a seguir hablando el hñahñu, recuerda sus tierras y cultura, se sienta orgulloso de su identidad, enseña el Otomí a sus hijos y cuenta las historias de los abuelos y bisabuelos.

Invito a los visitantes de esta Galería a comunicarse conmigo. Quieren tener una de las fotografías? Quieren contribuir? Se acuerdan de mitos, historias o leyendas para incluirlos en la Galería?, tienen datos relevantes sobre las comunidades? Tienen fotografías que deseen compartir o ideas para promover el desarrollo con identidad en las comunidades?

Bienvenidos!

 

[1] Joaquín Galarza, “Los códices mexicanos”, Arqueología Mexicana, Edición especial núm. 31, Códices prehispánicos y coloniales tempranos. Catálogo, pp. 6 – 9.
[2] Los signos glotográficos en el Códice de Huichapan, David Charles Wright Carr, Universidad de Guanajuato, 2012.