Corpus Christi o el día de los animales

Fiesta de los animales Corpus Xti

En Santiago Mexquititlan, antes de la caída de las primeras lluvias, cuando aún no hay trabajos en la milpa, es la época por excelencia para la caza, la pesca. Un día antes de jueves de Corpus, la comunidad celebra el “Dango ya zu’we”, la fiesta de los animales. Cada año durante las celebraciones de Corpus Christi, no solo recuerdan la resurrección de Jesús y su presencia en cuerpo y sangre, sino la caza también. Los cargueros (servidores) de los santos (que representan los antepasados) de la iglesia de Mexquititlan, muy temprano por la mañana, salen al campo para pescar y atrapar cuanto animal encuentran, vivo. Cuando regresan, sacan las imágenes sagradas del templo y adornan los altares e imágenes de los santos con listones, policromos, panes y plátanos y cuelgan a los animales vivos, víboras, conejos, tlacuaches, tortugas, ardillas, camaleones, gorriones, calandrias, peces en bolsas con agua. Estas ofrendas simbolizan la espléndida generosidad de la naturaleza y el respeto que tienen los humanos hacia ella. Unos años atrás, cuando la erosión y la deforestación del medio ambiente todavía no había “pelado” los montes, también encontraban venados y águilas.

Ningún animal puede ser matado durante 24 horas porque es su día sagrado. Si un cazador mata a un animal, se enfermará gravemente. Al día siguiente, transcurrida la noche y terminadas las festividades, los cargueros recogen los animales vivos de los altares para devolverlos a la naturaleza. Los llevan con mucho cuidado en sus jaulas a los lugares precisos donde fueron capturados, los ríos y arroyos, el bosque y los campos. Todo para que “busquen la vida” y cuenten a los demás animales que los seres humanos los habían tratado bien, que no los deberían de tener miedo. Así cuando comienza la época de la caza, será provechosa para los ñäñho porque los animales se dejen atrapar fácilmente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *